El primer paso para saber qué tipo de batería utiliza un montacargas es si éste es eléctrico o de gasolina o gas. Cuando hayas identificado este punto ya podrás seleccionar la batería correcta.

Las baterías para montacargas eléctricos envían toda su energía para la operación de la unidad. Al agotarse es necesario ponerse a cargar, desconectando la batería y utilizando un cargador especial. Ya cargada al 100% no debe utilizarse de inmediato, se requiere un período de descanso para la batería antes de ser usada otra vez.

Las baterías de montacargas eléctricos no deben exponerse a la intemperie, por tal razón sólo son utilizadas en espacios cerrados como almacenes y bodegas; tampoco debe esforzarse la unidad o se dañará la batería, es decir, sólo resiste pendientes pequeñas y hasta dos turnos de operación continuos.




Por su parte, las baterías para montacargas de gasolina o gas cuentan con un depósito o tanque que se abastece de una estación que está fuera del almacén, llenando o cambiando el tanque (dependiendo del tipo de montacargas) para permitir un nuevo arranque de la unidad.

La tecnología y la competencia en el mercado ha llevado a las empresas a crear baterías con nuevas características. Por ejemplo, puedes encontrar baterías de carga rápida y baterías selladas (libres de mantenimiento).

Recuerda siempre acudir con una empresa especializada en el mantenimiento de montacargas para que los técnicos se encarguen de poner la batería adecuada. ¡Evita accidentes!





Fuente: quiminet.com